NacionalesNoticiasLozoya acepta ser extraditado y enfrentará cargos por lavado

Cuatro meses después de su arresto en España, Lozoya aceptó que lo traigan a México y mostró disposición a colaborar para que se esclarezcan los casos de corrupción por los que se le acusa, aseguró Gertz
La Verdad del Centrojunio 30, 20208414 min

Aguascalientes, Ags. 30 de Junio. “Junio, del latín ‘junius’. Mes dedicado a la diosa Juno. Muy venerada por las chicas que iban a dar a luz y entre las mujeres casadas”.

Redacción.-

Emilio Lozoya, quien el lunes 29 de junio aceptó ser extraditado de España, enfrentará en México acusaciones por lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, delitos derivados de la transferencia de 12.5 millones de dólares de Odebrecht y de Altos Hornos de México (AHMSA) a cuentas en Suiza ligadas a él y a su familia, que supuestamente sirvieron para adquirir dos residencias.

El fiscal Alejandro Gertz informó este martes que Lozoya aceptó por escrito ante la sala penal de la audiencia Nacional de España la petición de extradición solicitada por la PGR.

Lozoya permanecía detenido en España desde febrero de 2020, tras ser localizado en La Zagaleta, un exclusivo conjunto residencial en la Costa del Sol.

En mayo de 2019, un juez había girado orden de aprehensión en su contra por los casos de corrupción de Odebrecht y AHMSA, pero según Gertz Manero una fuga de información permitió que Lozoya huyera del país.

Cuatro meses después de su arresto en España, Lozoya aceptó que lo traigan a México y mostró disposición a colaborar para que se esclarezcan los casos de corrupción por los que se le acusa, aseguró Gertz.

MCCI y México Justo obtienen suspensión en contra de la designación del nuevo titular de la Prodecon
Se disparan en CDMX, también, las muertes por “neumonía”
“Lozoya manifiesta su consentimiento expreso para ser entregado a las autoridades mexicanas ofreciendo su colaboración para establecer y esclarecer los hechos que le han sido imputados”, afirmó el fiscal este martes 29 de junio.

La acusación
Según la Fiscalía, con el dinero de presuntos sobornos de Odebrecht y AHMSA, Lozoya adquirió la residencia que ocupaba en el fraccionamiento Lomas de Bezares, en la Ciudad de México, y una mansión en Ixtapa; ambos inmuebles fueron revelados en investigaciones periodísticas de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), difundidas en mayo y junio de 2019.

La cuenta en Suiza que recibió transferencias del departamento de sobornos de Odebrecht estaba a nombre de Latin American Asia Capital Holding, una empresa afincada en las Islas Vírgenes Británicas, y que la autoridad ha probado que estaba ligada a Lozoya.

Luego, parte de ese dinero fue transferido a otra cuenta, también en Suiza, a nombre de otra empresa fachada: Tochos Holding, en la que eran beneficiarios tanto Lozoya como su hermana.

La adquisición de la residencia en Lomas de Bezares y en Ixtapa se hizo a través de transferencias realizadas desde la cuenta de Tochos Holding; la primera a finales de 2012 y la segunda en 2013, de acuerdo con los documentos obtenidos por MCCI.

Para las autoridades, la compra de las dos residencias es la materialización de la corrupción, porque supuestamente fueron adquiridas con los sobornos que fueron triangulados a través de cuentas en Suiza.

Toda esta trama es la que dio sustento a la investigación de la Fiscalía General de la República, que derivó en las órdenes de aprehensión contra Lozoya.

En la carpeta de investigación FED/SEIDF/UNAI-CDMX/0000289/2019, que corresponde a los presuntos sobornos de AHMSA, se acusa a Lozoya de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Y la acusación se basa en que AHMSA transfirió 3.4 millones de dólares entre el 12 de junio y el 28 de noviembre de 2012 a la cuenta en Suiza de Tochos Holding, y con ese dinero el ex director de Pemex habría adquirido su casa en Lomas de Bezares, a un precio de 38 millones de pesos.

Según la autoridad, los sobornos habrían sido para que Lozoya promoviera ante el Consejo de Administración de Pemex la compra de la planta “chatarra” de Agro Nitrogenados a AHMSA, en 240 millones de dólares.

Los imputados en este caso son Emilio Lozoya Austin, su hermana Gilda Susana y Alonso Ancira Elizondo, socio y directivo de AHMSA.

La segunda acusación contra Lozoya es por el caso de Odebrecht. En la carpeta de investigación FED/SEIDF/IGI-CDMX/0000117/2017 —que fue abierta desde enero de 2017– se acusa al exdirector de Pemex de operaciones con recursos de procedencia ilícita o lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho. En este caso se involucra, además, a la mamá, la hermana y la esposa de Lozoya.

En esta carpeta se menciona que Odebrecht le pagó al exfuncionario 2 millones 240 mil dólares entre el 20 de abril y el 18 de junio de 2012, en plena campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, en la que Lozoya era el coordinador de vinculación internacional.

Los pagos se hicieron a través de seis transferencias a la cuenta en Suiza de la empresa fachada Latin American Asia Capital Holding. Dos pagos adicionales por 910 mil dólares se realizaron en junio de 2012, con lo que la suma total depositada a aquella cuenta fue de 3 millones 150 mil dólares.

Luego —según la investigación– una porción de ese dinero fue transferido a la cuenta de Tochos Holding en Suiza, y con él, Lozoya habría comprado su casa en Ixtapa.

En la carpeta se menciona que a través de la cuenta de otra empresa fachada de nombre Zecapan SA, también creada en las Islas Vírgenes Británicas, Odebrecht supuestamente transfirió 951 mil dólares en noviembre de 2012 y 5 millones de dólares entre 2013 y 2014, para obtener contratos en Pemex, en concreto en la refinería de Tula.

En total, se acusa a Lozoya de haber recibido sobornos por 3.4 millones de dólares de AHMSA y 9.1 millones de dólares de Odebrecht.

La defensa ha alegado que no se puede acusar a Lozoya de cohecho, porque la mayor parte de las transferencias a las cuentas en Suiza se efectuaron cuando en 2012, cuando todavía no era director de Pemex, por lo que no pudo haber influido en los contratos a favor ni de Odebrecht ni de AHMSA.

Los imputados en este otro caso son Emilio Lozoya Austin, su hermana Gilda Susana, su mamá Gilda Margarita Austin Solís, la esposa del ex director de Pemex, Marielle Helene Eckes y la corredora de bienes raíces Nelly Maritza Aguilera Concha, que fue quien le vendió la mansión en Ixtapa.

Más involucrados
El pasado 2 de marzo de 2020, MCCI publicó que no sólo Lozoya habría recibido sobornos, según documentos del sistema secreto de Odebrecht

Odebrecht le asignaba a cada funcionario corrompido un código secreto para ocultar su identidad; Lozoya tenía asignada la clave “Salvador”, pero hubo otro receptor de sobornos -cuya identidad real hasta ahora es desconocida- y que era llamado “Latino”.

De los 10 millones 387 mil dólares que el departamento de sobornos destinó a México entre 2012 y 2014, sólo 3 millones 150 mil dólares identifican como destinatario a “Salvador” (presunta clave secreta de Lozoya).

Otros 5 millones 620 mil dólares se asignaron a otro personaje aún sin identificar al que en el sistema Drousys se le dio el código de “Latino”, y de un millón 617 mil dólares no se precisa quién fue el destinatario.

En los documentos consultados por MCCI no aparece la identidad de “Latino”. Sólo los exdirectivos de la constructora brasileña saben a qué persona del gobierno de Enrique Peña Nieto o del propio Odebrecht correspondía ese apelativo.

Una posibilidad es que ese apelativo corresponda a Rodrigo Tacla Durán, un abogado brasileño que era utilizado por Odebrecht como intermediario de pagos de sobornos en el extranjero. Pero en un cuestionario enviado a Tacla, éste negó conocer los pagos ilegales realizados a Pemex.

» Fuente «

Visítanos:

en Twitter como @LaVerdadAgs

en Facebook como La Verdad del Centro

Contacto: laverdaddelcentro@yahoo.com.mx

La Verdad del Centro

Deja un comentario

Tu correo no sera publico. Info requerida marcada con *