NacionalesNarcomenudeoNoticiasOmar García Harfuch uno de los policías más corruptos con vínculos con el narco

De acuerdo también a Anabel Hernández las indagaciones sobre el caso de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotiznapa vinculaban a Omar García Harfuch al grupo de paramilitares y narcotraficantes Guerreros Unidos en Guerrero.
La Verdad del Centrojunio 27, 20204539 min

Aguascalientes, Ags. 27 de Junio. “Junio, del latín ‘junius’. Mes dedicado a la diosa Juno. Muy venerada por las chicas que iban a dar a luz y entre las mujeres casadas”.

Redacción.-

La Secretaria de Seguridad Ciudadana tiene como actual director a Omar García Harfuch. Este 26 de junio de 2020 este personaje sufrió un atentado, de acuerdo a su propia cuenta de Twitter, por el Cartel Jalisco Nueva Generación. Fue rafagueado por varios hombres vestidos de recolectores de basura.


Omar García Harfuch es un joven policía de 38 años. Es nieto de Marcelino García Barragán quien fue Secretario de la Defensa en 1968. Hijo de Javier García Paniagua uno de los fundadores de la Dirección Nacional Federal de Seguridad.

Entonces, Omar, proviene de una familia distinguida entre el ejército y los aparatos de inteligencia vinculados a la masacre de 1968 y la “Guerra Sucia”. Ambos militantes del Partido Revolucionario Institucional. Desde joven, Harfuch tenía una fuerte admiración por abuelo y padre y decidió convertirse en policía.

Pero Omar García no es un policía cualquiera. Estudió derecho y su carrera meteórica de ascensos en la Policía Federal se debe por su gran formación académica y por vinculación familiar. Estudió en la Universidad Continental y realizó estudios en Harvard donde recibió algunos cursos especializados que impartían fuerzas especiales de la DEA, el FBI y la Unidad Antinarcóticos.

Además de provenir de una familia de policías vinculados a la “Guerra Sucia” recibió capacitación de una de las policías más violentas del mundo y que hoy está en crisis luego del asesinato de George Floyd y el surgimiento de Black Lives Matters.

En 2013 Omar García Harfuch fue comisionado por la Policía Federal como coordinador estatal en Guerreo: el estado de la amapola y de Ayotzinapa. Además desde 2009 de acuerdo a los cables filtrados por Julian Assange en Wikileaks este personaje fue “vinculado a investigación en Estados Unidos por actividades criminales”.

Como miembro de la PF también tuvo vinculación con el Secretario de Seguridad Pública Federal García Luna. De acuerdo a los señalamientos de Édgar Valdez (conocido como “La barbie” que era un narco pero también agente infiltrado de la DEA) y del propio departamento de defensa de los Estados Unidos la Policía Federal estaba coludida con el Cartel de Sinaloa. De ahí que Luna este en proceso penal en Estados Unidos por narcotráfico.

De acuerdo a la periodista Anabel Hernández el actual Secretario de Seguridad Ciudadana, Omar Harfuch, fue uno de los policías corruptos de García Luna y tenía vínculos directos con el narco. La jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, cuando este personaje salió de la Policía Federal a su nuevo cargo en la CDMX, ella tenía toda la información clara y clasificada de que “no tenía vinculación alguna con García Luna”.

Sin embargo, para Anabel Hernández, ese dato es solo uno pues cientos de personajes vinculados a García Luna siguen en cargos de seguridad en la 4 Transformación. Pero, hay acusaciones más graves.

De acuerdo también a Anabel Hernández las indagaciones sobre el caso de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotiznapa vinculaban a Omar García Harfuch al grupo de paramilitares y narcotraficantes Guerreros Unidos en Guerrero. De acuerdo a las indagaciones el actual secretario de seguridad podría tener vinculación a la desaparición forzada de personas.

Entonces. Hoy nos quieren hacer pasar al Secretario de Seguridad como “víctima” pero estamos ante uno de los responsables directos de la estrategia de militarización y paramilitarización de la vida en nuestro país.

Desde 2006 el gobierno de Felipe Calderón declaró una militarizaición del país. La “guerra contra el narco” significó un avance de la injerencia diplomática, política y militar de México a los Estados Unidos y al mismo tiempo es un gran negocio. La continuidad y avance de la Iniciativa Mérida, la presencia del Comando Norte en la frontera del país del FBI y la DEA, la venta de armas a las empresas de Estados Unidos. Al mismo tiempo existe una clara asociación del régimen político con la burguesía ilegal del narcotráfico: en el trasiego, venta y transporte como sector de exportación a Estados Unidos.

El autoritarismo y los métodos de represión y exterminio dieron un salto histórico. Matanzas, fosas clandestinas, ejecuciones. Desde Villas de Salvárcar, a Tlatlaya, Tanhuato, Apatzingán, hasta la desaparición de los 43 de Ayotzinapa. Estamos ante una crisis de violencia sin precedentes en el país. El actual Secretario de Seguridad de la Ciudad de México sabe esta historia: fue un protagonista.

»Fuente «

Visítanos:

en Twitter como @LaVerdadAgs

en Facebook como La Verdad del Centro

Contacto: laverdaddelcentro@yahoo.com.mx

La Verdad del Centro

Deja un comentario

Tu correo no sera publico. Info requerida marcada con *