LocalesNoticiasLA ILEGALIDAD PRESIDENCIAL EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

Aguascalientes, Ags. 1 de Junio. “Junio, del latín ‘junius’. Mes dedicado a la diosa Juno. Muy venerada por las chicas que iban a dar a luz y entre las mujeres casadas”. Redacción.- Prácticamente no hay conferencia mañanera  del presidente de México en la que no se diga que al fin vivimos en un país de leyes:  al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie.  Por fin ha llegado el estado de derecho,...

Aguascalientes, Ags. 1 de Junio. “Junio, del latín ‘junius’. Mes dedicado a la diosa Juno. Muy venerada por las chicas que iban a dar a luz y entre las mujeres casadas”.

Redacción.-

Prácticamente no hay conferencia mañanera  del presidente de México en la que no se diga que al fin vivimos en un país de leyes:  al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie.  Por fin ha llegado el estado de derecho, dice el presidente.  Pero hay otros datos.

La discusión pública está  concentrada en la   emergencia sanitaria y  económica. Todo lo demás  parece irrelevante. Son tiempos propicios para que las autoridades estén   menos  vigiladas y  puedan invocar la emergencia para justificar sus decisiones, las ilegales incluidas.  

Desde que el pasado 28 de febrero se presentó el primer contagio de COVID-19, han quedado fuera del escrutinio público numerosas  decisiones ilegales o de dudosa ilegalidad. Unas pueden parecer menores, pero tendrán   consecuencias   difíciles de revertir.   Otras  pasaron inadvertidas o bien se   denunciaron, pero su reverberación fue opacada por la prioridad de la misma  pandemia. Otras más, caen en el ámbito de las “omisiones”.  

En los códigos penales y en las leyes de responsabilidad se configuran los delitos y faltas de servidores públicos “por acción”. Pero existen también irregularidades cometidas por omisión. Empecemos por éstas.

Redacción La Verdad del Centro (mf)